Orgullo LGBTI en Barcelona

Las calles de Barcelona se han llenado de manifestaciones a favor de los derechos y las libertades de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y más personas de géneros y sexualidades diversas. La primera de las marchas, organizada por Pride Barcelona, ha ocupado principalmente la avenida del Paralelo a las cinco de la tarde. La segunda, de la Comisión Unitaria 28 de junio, ha salido de la plaza Universidad cuando faltaban pocos minutos por las siete del anochecer. En esta última ha habido una novedad destacada: han seguido el mismo recorrido que la primera manifestación, ahora hace cuarenta años, por el medio de las Ramblas.

En los dos casos han querido centrar el discurso en los derechos de los refugiados o de los inmigrantes. El desfile del Pride ha ido encabezada por el lema ‘Orgullo es acoger Barcelona con las personas refugiadas LGBTI’ y la manifestación reivindicativa llevaba una pancarta con la consigna ‘Paremos el odio y el LGBTI-fobia’. En la plaza Universidad, antes de empezar la marcha, unos cuántos integrantes de la Cerrada Migrante han leído un manifiesto contra el racismo dentro del colectivo.

Una fiesta reivindicativa

Más allá de las reivindicaciones específicas de cada una de las dos propuestas, que ya hace años que rivalizan por entender la lucha de maneras diferentes, las calles del centro de la ciudad se han vuelto a llenar de los colores de la bandera del arco iris y también de los colores de la bandera de las personas transexuales, cada vez más presente en este tipo de marchas.

Barcelona, la última ciudad del país a acoger el orgullo

Como ya es tradicional, las entidades de Barcelona organizan las manifestaciones por el orgullo LGBTI el sábado después del 28 de junio, la fiesta que conmemora la revuelta en un bar de Nueva York, en los Estados Unidos, y los disturbios que propiciaron una de las primeras revueltas de gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y intersexuales en el mundo. Pero al resto del país, actas como este se organizan durante el mismo día 28 o antes. La primera ciudad a organizarlo es Valencia, que lo hizo el sábado 16 de junio, como Sitges. También han acogido actos públicos algunas otras ciudades como Tarragona, Alicante, Lleida, Girona o Palma.