Las mejores coreografías del cine

El cine puede ser recordado por múltiples elementos que suelen ser empleados para poder recrear o plantear una escena a los espectadores. En ese orden de ideas, las coreografías no pueden pasar desapercibidas por quien se encuentre interesado por esta sección de la industria del entretenimiento o quienes van a una escuela salsa barcelona. Lo que nos hemos planteado en esta ocasión es realizar una recopilación de las mejores coreografías del cine, destacando al respecto que en buena medida la selección se ha hecho en torno a la cultura pop del siglo XX.

Las mejores coreografías del cine: Siglo XX

Bodas reales (1951)

Esta representa una escena magnificada de un baile que se popularizó en la época y que si se lo piensa bien, fue toda una novedad porque durante la presentación del contenido se puede ver al actor principal incluso desafiando la gravedad. Gracias al resultado que se obtuvo en su momento, fue un memorable cuadro musical que hasta la fecha siguen dando mucho sobre qué hablar.

Cantando bajo la lluvia (1952)

Es muy probable que no todas las personas hayan visto esta película en la que se muestra una compilación de la llegada del cine sonoro a Hollywood, pero lo más probable es que el cuadro musical con el cual se titula la película, se lo pueda referenciar. En términos generales es un clásico entre todos los clásicos y ha quedado para la historia, razón por la que se lo ha emulado en otras ocasiones a manera de tributo.

Cabaret (1972)

Se la suele denominar como la obra cumbre de Bob Fosse, quien por cierto es una de las personalidades que tiende a ser mencionada con regularidad al hablar de coreografías fantásticas. Lo interesante del caso es que es un reflejo de la ciudad de Berlín que está siendo tomada por los nazis, pero que a su vez presenta a una bailarina de cabaret con unas habilidades prodigiosas.

Flashdance (1983)

Hay tres elementos que permiten recordar esta película con una cierta nostalgia: una banda sonora que marcó una época, las coreografías y finalmente las polainas. Es durante la escena final en donde se puede ver lo mejor del film en términos de coreografía.

Footloose (1984)

En este caso se puede observar a Kevin Bacon bailando de una manera desaforada, en donde se puede notar que es lo único que le importa hacer y lo primero que se le viene a la cabeza. Una verdadera obra maestra.

“Pulp Fiction” (1994)

Es una obra con la que se comprueba que Quentin Tarantino fue capaz de hacer que John Travolta pudiese volver a una pista de baile, en esta ocasión acompañado por Uma Thurman, con una coreografía propia de un film memorable.

Categories: Cine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *